La mayoría tenemos interiorizado que conducir bajo los efectos del alcohol supone no solo un problema grave para nuestra seguridad y la de aquellos que nos acompañan y rodean, sino también una multa más que probable que nos puede hacer perder el carné. Lo mismo ocurre...